Tag Archives: Artefactos

Historias de un sin Oficina

Videojuegos y Ciudadanos 2.0

Por J.A. Galaso Cerezo

videojuegosEsta mañana he leido rápidamente una publicación de Trina Millan en la que hablaba de los videojuegos y el secreto del éxito y es indudable que esta industria está atravesando buenos momentos, por más crisis que nos golpea al resto de los mortales.

Son muchos los puntos de vista desde que podemos valorar ese éxito y como se consigue, aunque también hay que decir que este mercado y el camino de muchas empresas está lleno de fracasos que evidentemente no salen a la luz pública o si lo hacen es de una manera muy velada.

Pero es en estos artefactos donde podemos empezar a descubrir muchas cosas sobre como pueden funcionar y que actitudes pueden tener los ciudadanos y los trabajadores 2.0

En primer lugar pensemos en la empresa que genera el video juego. Es una empresa que ha de estar constantemente innovando, donde la proximidad con su clientes es esencial y en estos dos aspectos se está jugando su futuro como empresa. Además, el videojuego para que sea exitoso ha de mezclar una serie de condicionantes muy dispares. Una capacidad artística elevada, un guión y una historia atrayente y un despliegue tecnológico que este a la altura de las espectativas de su público.

Y es la conjugación de todo eso en perfecta armonía lo que hace que le llegue a fama al viedojuego. eso si, despues de pasar por los procesos de marketing correspondientes, pero que no tienen demasiada gracia porque es una mecánica más que conocida y que solo tiene una esencia: poner dinero encima de la mesa.

Los equipos de desarrollo de estas empresa han de funcionar de una manera heterarquica total, mezclando, comunicando, compartiendo e innovando constantemente de una forma múltiple y desde muchos puntos de vista, pero eso si, con unos objetivos completamente alineados y coordinados desde un foco central.

Suelen ser empresas de gente muy joven, donde cuando entras tienes la sensación que todo es un caos, pero la verdad que están más organizados de lo que parecen (al menos las que el artículo de Trina comenta).

Aquí tenemos a ciudadanos 2.0 que tienen unas técnicas de trabajo 2.0 simple y llanamente porque o trabajan así o su empresa no puede sobrevivir en el mercado en que están.

Pero ahora viene lo mejor. Los “consumidores” de este tipo de productos de ocio, son 2.0, son ciudadanos 2.0 en su gran mayoría o sino el propio juego les permite acabar convirtiendose en ello.

En primer lugar, los utensilios que han de usar para jugar ya permiten la conexión en comunidad o si no, tienen un pc que les permite entrar en contacto con la comunidad y relacionarse con ella. Incluso es normal que haya juegos en los que puedes jugar en comunidad sin saber quienes son tus partners en el juego.

En segundo lugar, esa comunidad se encarga de crear contenidos y actividades que atraen a esas personas a ser activas y por lo tanto comienzan a interactuar entre ellos y con otras personas enriqueciendo la comunidad y de pronto el propio juego.

Y por último, son capaces de interactuar con el fabricante del juego para introducir aquellos elementos que les puedan parecer más interesantes en él (open innovation).

Algo tan simple y que a todos nos parece tan “bobo” como un videojuego, acaba de convertirse en una herramienta esencial para poder transportar a la gente al status de ciudadano 2.0. Porque no olvidemos, además, la capacidad de jugar en grupo de una forma física que este tipo de artefactos permite.

Poco despues de leer esto y hacer la pequeña reflexión que acabo de escribir, he entrado a una reunión donde alguien ha puesto encima de la mesa una meta importante para un proyecto:

“De la tecnoafición al activismo”

Toma ya!!, como frase queda genial, pero después de haber escrito esto me parece que ya está más que inventado el sistema

Advertisements

Leave a comment

Filed under 2.0, Activismo, Citilab-Cornellà, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA, Videojuegos

Historias de un sin Oficina

Disonancias en al red

Por J.A. galaso Cerezo

Aprovechemos al que es diferente

Aprovechemos al que es diferente

Voy a intentar hacer un triple mortal con tirabuzón (debe ser que ayer estuve viendo los mundiales de natación por la tele) e hilar unos cuantos conceptos que hasta ahora han estado apareciendo como reflexiones independientes y creo que se merecen estar unidos en algunos aspectos.

Por un lado, cada vez entendemos que las redes sociales y la tecnología que da lugar a estos elementos sobre internet (recordemos el post de ayer en el que comentaba que hay que diferenciar ambas cosas) se están falcando como auténtico modelo de puesta en marcha de una revolución 2.0 dentro de las organizaciones. Por otro lado, he comentado varias veces que las disosnacias son un buen ejemplo de como cambiar valores (worth) y modelos dentro de una organización. Es decir, dos líneas de cambio que pueden ser unidas para conseguir mayor eficacia.

El primero de los artefactos consigue que la gente se organice y genere lazos de cohesión importantes para poner en marcha un proyecto o una actividad, además, lo consigue por algo esencial que es el liderazgo (si lo queremos entender así, o el mando por la competencia y no por la jerarquía), por lo que es posible que en una red social se organice de una manera diferente a la jerarquía de la empresa y eso ya es un gran primer paso.

Pero existe una contrapartida, las redes sociales suelen ser discriminantes, es decir, tienden a excluir de una manera natural a todo elemento que no guarda una cierta armonía con el grupo. Todos lo hemos vivido, y cuanto más tiempo lleva unida la red social más excluyente se vuelve, es como si volviera a copiar lo modelos de los que huyó en sus orígenes. Desde ese punto de vista la introducción de las disonancias parece una misión complicada.

Como ya he dicho en otros post, parece que las redes sociales se están convirtiendo en una especie de rebaños donde lo importante es mantener a las ovejitas juntas y que el rebaño sea grande, así lo pastoreamos mejor, por lo tanto si el objetivo es pastorear de disonancias nada. Acabamos de matar la innovación.

Es necesario enseñar a la red a disonar, a admitir en su seno a elementos diferentes que les hagan cambiar perspectivas y pensamientos, que les obliguen a repensar en los valores y a retomar su origen. Esto es factible, complicado, pero factible, porque la otra alternativa es más dura, consistiría en montar y desmontar la red constantemente en función de las necesidades a cumplir, lo que implica que la red no podrá generar necesidades propias y tenderá a desmotivarse.

Además, para utilizar el segundo método es imprescindible que todas las personas entiendan la red social como un entorno de trabajo y la plataforma tecnológica como el espacio del entorno, cosa que es complicada.

Para alguien sin oficina, es fácil deshaces lo hecho, no suelo tener mucho arraigo a las cosas, pero no es el caso habitual. Admitir a los disonantes dentro de la red es el reto para que las redes sociales se transformen en redes innovadoras y no acaben siendo estrellas fugaces.

Leave a comment

Filed under 2.0, Citilab, Co-working, Coworking, Disonancias, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

Historias de un sin Oficina

Redes Sociales y Tecnología

Por J.A. Galaso Cerezo
¿Qué es lo que nos hace unirnos?

¿Qué es lo que nos hace unirnos?

No cabe duda que el fenómeno de las redes sociales ya no es tan fenómeno y pasa a ser una cosa cotidiana, no hay que olvidar los tan cacareados 250 millones de usuarios de Facebook y el resto de datos con los que diariamente nos inundan todas estas redes.

Pero yendo un poco más allá del bombo y platillo que se dan las redes y la gente alrededor de ella sobre esto y retomando un post del otro día donde cuestionaba la forma de medir la bondad de una red social hoy he hecho una pequeña reflexión sobre como ve un sin oficina como yo una red social. Y aunque parezca mentira por la tendencia a asociar este tipo de perfiles al tema de los freakes creo que lo que menos me importa de ellas es la tecnología.

Cada vez que leo sobre las redes sociales, su uso, su composición, funcionalidades etc… acabo liado entre si me están hablando de la red social (artefacto) o de una herramienta (utensilio) y yendo a pensar lo que ya llevo unos cuantos post introduciendo. La 2.0 (o web 2.0 o como se le quiera llamar) comienza a ser una marca para vender productos y tecnología sin saber bien para qué.

Evidentemente, cuando alguien se plantea trabajar sin oficina (o con ella) la red social es una de las cosas más importantes (o de las más importantes) que debes considerar, pues es la esencia de la filosofía de trabajo, tu mundo no es físico y te has de relacionar con la gente, por lo tanto la primera salida es la red social. Y ahí es donde empiezas a descubrir lo que de verdad significa esto.

Hoy he leido un post sobre como hacer consultoría de redes sociales, e independientemente de que lo que explica este post es una de las razones por las que hace tiempo decidí hacer desconsultoría, cuando se aplica esto a la red social ponemos el dedo en la llaga de muchas cosas.

Lo que interesa es vender y lo que se vende fácil es la tecnología, así que mejor vender software y utensilios que no el complicado y siempre arriesgado concepto social y cultural del que todo el mundo se escapa (el artefacto). Pero mira por donde, que el valor real que el cliente ve es el de la generación de riqueza al transformar el utensilio en artefacto, el software en red social.

Si a esto le sumamos que le ponemos un bonito lazo que se llama 2.o y le decimos a la gente “si no eres 2.0 te vas a morir” (esta frase es parecia a la que decían muchos vendedores de tecnología en los albores de internet en España) pues ya tienes la jugada. Y luego llegamos los que vemos las cosas de otra forma, las medimos por resultados y no por esfuerzo y nos ponemos las manos en la cabeza.

Disponer de utensilios no es la solución y no tenerlos es un problema, pero no saber usarlos es peor. Así que la definición gráfica del problema es parecida a la dialectica marxista, ambas cosas son los dos lados de la misma moneda, no se pueden ver pero la una sin la otra no tienen sentido, ambas son igual de importantes y al mismo tiempo diferentes, pero cuando las juntas lo que sale es un resultado que no tiene nada que ver con cada una por separado.

¿Complicado?. No, todo lo contrario. Papá y mamá son diferentes, en muchas cosas son opuestos y juntos son una familia cosa que no son por separado. Pues si somos capaces de hacerlo tan fácil en este escenario tan complejo, no veo porque no somos capaces de hacerlo igual de fácil en un terreno más simpel. ¿O es que hay intereses que nadie cuenta y lo mejor es no explicarlo?. Tal vez lo mejor es vender y luego veremos que pasa

Leave a comment

Filed under 2.0, Citilab, Cornellà, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

Historias de un sin Oficina

Cápsulas para trabajadores 2.0

Por J.A. Galaso Cerezo

capsulasEn algún post he comentado la necesidad de que existan conceptos 2.0 que no atienden a la tecnología o se deriva de ella, sino que vienen de la actitud o del uso de la tecnología o simplemente de su forma de actuar en lo habitual, es decir, ciudadanos o trabajadores que atienden a ese sello que estamos creando (para bien o para mal) que se llama 2.0.

Como también he comentado hay que partir de dos premisas importantisimas desde mi punto de vista:

  • No es necesario que todo el mundo se comporte 2.0 sino que convivan en mutua armonia, y con disonancias
  • Llevar a alguien hasta ese estadio requiere de una convicción total de todos los implicados.

En el fondo estamos en medio de un proceso de aprendizaje que aunque mucha gente no se lo crea es de lo más complicado que uno pueda emprender, es necesario mucho más que estar atento y meter codos, se trata de cambiarnos por dentro.

Las herramientas para realizar este cambio son muchas y las que yo voy a contar aquí son las que usamos normalmente en el CitiLab y que nos están dando buen resultado. Eso no quiere decir que sean una barita mágica, pero en lo que puedan ayudar pues aquí están.

  1. Favorecer la comunicación por todos los medios, eso no quiere decir que exista pero a lo que estás obligado si cree en ello es a no poner trabas a ningún tipo de canal. Eso implica trabajar desde el espacio hasta el tiempo. Ojo porque este último suele ser el gran olvidado de todo el proceso
  2. Trabajar lo colectivo. Eso se hace desde el proyecto, crear proyectos y sobre todo heterogéneos donde tenga cabida cualquier perfil (no voy a profundizar en el tema de disonancia ya lo veremos en otros post)
  3. Posiciones planas, eso quiere decir que el liderazgo se ejerce desde la responsabilidad, no hay jerarquias dentro del equipo y todos valen lo que los otros lo hacen valer por lo que aporta (hace mucho tiempo el rector de una universidad me dijo que uno es tan grande como lo que hace crecer a su equipo).
  4. Y lo más importante, lo que aporta la institución, el medio conductor, aunque parezca mentira y como diría algún griego clásico sería el eter que lo envuelve todo y sería una mezcla entre metodología, despliegue de medios, y soporte cultural, sin olvidar las dotes de marcar objetivos y desplegarlos en los equipos.

Todo esto (muy pero que muy resumido) es lo que está funcionando , no sin dificultades, ni tropiezos, ni fracasos en estos aspectos en este espacio y hace que gente que no se ha metido en estos modelos poco a poco lo haga.

También es cierto que tenemos la capacidad de saber que no todo el mundo entra con la misma velocidad, ni tienen el mismo recorrido en este aspecto pero lo que si tenemos claro que todo el mundo que está aquí aporta y por lo tanto vale, es cuestión de saber como colocarlos en el puzzle.

Todas estas cápsulas se pueden administrar a la vez o por separado y el orden no es fundamental. La dosis ha de ser el medio conductor el que la decida porque cada paciente es un mundo y espero que lejos de un recetario al uso, esto se lea como una primera introducción a unos ejercicios que en este entorno y en grupos del tamaño que nosotros usamos está dando buen resultado

1 Comment

Filed under 2.0, Citilab, Co-working, Conocimiento, Cornellà, Coworking, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA