Tag Archives: Disonancias

Historias de un sin Oficina

Disonancias en al red

Por J.A. galaso Cerezo

Aprovechemos al que es diferente

Aprovechemos al que es diferente

Voy a intentar hacer un triple mortal con tirabuzón (debe ser que ayer estuve viendo los mundiales de natación por la tele) e hilar unos cuantos conceptos que hasta ahora han estado apareciendo como reflexiones independientes y creo que se merecen estar unidos en algunos aspectos.

Por un lado, cada vez entendemos que las redes sociales y la tecnología que da lugar a estos elementos sobre internet (recordemos el post de ayer en el que comentaba que hay que diferenciar ambas cosas) se están falcando como auténtico modelo de puesta en marcha de una revolución 2.0 dentro de las organizaciones. Por otro lado, he comentado varias veces que las disosnacias son un buen ejemplo de como cambiar valores (worth) y modelos dentro de una organización. Es decir, dos líneas de cambio que pueden ser unidas para conseguir mayor eficacia.

El primero de los artefactos consigue que la gente se organice y genere lazos de cohesión importantes para poner en marcha un proyecto o una actividad, además, lo consigue por algo esencial que es el liderazgo (si lo queremos entender así, o el mando por la competencia y no por la jerarquía), por lo que es posible que en una red social se organice de una manera diferente a la jerarquía de la empresa y eso ya es un gran primer paso.

Pero existe una contrapartida, las redes sociales suelen ser discriminantes, es decir, tienden a excluir de una manera natural a todo elemento que no guarda una cierta armonía con el grupo. Todos lo hemos vivido, y cuanto más tiempo lleva unida la red social más excluyente se vuelve, es como si volviera a copiar lo modelos de los que huyó en sus orígenes. Desde ese punto de vista la introducción de las disonancias parece una misión complicada.

Como ya he dicho en otros post, parece que las redes sociales se están convirtiendo en una especie de rebaños donde lo importante es mantener a las ovejitas juntas y que el rebaño sea grande, así lo pastoreamos mejor, por lo tanto si el objetivo es pastorear de disonancias nada. Acabamos de matar la innovación.

Es necesario enseñar a la red a disonar, a admitir en su seno a elementos diferentes que les hagan cambiar perspectivas y pensamientos, que les obliguen a repensar en los valores y a retomar su origen. Esto es factible, complicado, pero factible, porque la otra alternativa es más dura, consistiría en montar y desmontar la red constantemente en función de las necesidades a cumplir, lo que implica que la red no podrá generar necesidades propias y tenderá a desmotivarse.

Además, para utilizar el segundo método es imprescindible que todas las personas entiendan la red social como un entorno de trabajo y la plataforma tecnológica como el espacio del entorno, cosa que es complicada.

Para alguien sin oficina, es fácil deshaces lo hecho, no suelo tener mucho arraigo a las cosas, pero no es el caso habitual. Admitir a los disonantes dentro de la red es el reto para que las redes sociales se transformen en redes innovadoras y no acaben siendo estrellas fugaces.

Advertisements

Leave a comment

Filed under 2.0, Citilab, Co-working, Coworking, Disonancias, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

Historias de un sin Oficina

2.0

Que no explote, ni nos coma esta burbuja

Que no explote, ni nos coma esta burbuja

Ayer cuando hablaba de Trabajadores 2.0 me llegaron un par de comentarios que me hicieron pensar en como la gente visualiza no tanto el fenómeno o la cultura 2.0, sino la sociedad 2.0 (si es que existe eso o existirá).

Es evidente que casi todo el mundo comienza a visualizar el 1.0 y el 2.0 como dos clases o dos “etnias” diferenciadas (pido permiso a los antropólogos para el uso de estos téminos), a pesar que hay grupos sociales previos que no han sido asumidos como el caso de nacidos digitales. Pero es cierto que el debate entre 1.0 y 2.0 se está produciendo y cada vez es más vivo. Sin contar con la 3.0 que comienza a emerger y amenazar de que va a llegar antes de que nos de tiempo a asumir todo esto.

Veo dos problemas en todo esto que me inquietan tanto en el plano social como en el plano de organizaciones. El primero relacionado con el con las formas de uso y lo que se obtiene al entrar en ese universo (prefiero llamarlo así porque el término 2.0 va más allá de una tecnología, una forma de trabajo o de organización) y por lo tanto la forma en que las personas de ese universo se relacionan entre si y lo que obtienen de esa relación, así como los valores y formas que se generan.

Por otro lado como conviven ambas “etnias” es algo que comienzo a no ver de una manera clara y que no se si está habiendo un factor de aceleración excesiva en todo el proceso de puesta en marcha de la 2.0 que está creando una desestabilización peligrosa.

Me explico; como dije ayer un una respuesta a un comentario en el blog del CitiLab, no considero que 2.0 (y su universo) sea una obligación ni social, ni laboral, ni cultural. Es una opción, como la elección de religión, de pareja, de lugar donde vivir, etc… y lo que se debe garantizar es la posibilidad de ejercer esa opción de la mejor manera posible en todos los ambientes de tu vida: el ciudadano, el laboral, el familiar, etc…

Ese ansia que se genera en algunos individuos no acabo de entenderla, esa necesidad de estar en el universo 2.0 como si en caso de no llegar voy a desaparecer del planeta. No creo que esto sea bueno. El universo 1.0 va a seguir existiendo y la convivencia de los dos universos es imprescindible para el ser humano. Al igual que los Neardenthales y los Cromagnones tuvieron que convivir y no lo hicieron (es una de las teorias), ahora se nos da una segunda oportunidad.

Habrá dos mundos y cada uno debe posicionarse en el que se sienta más agusto y es un deber para todos nosotros transmitir que no hay uno mejor que otro, ni universos de clase A y de clase B, sino universos que funcionan de una forma y por lo tanto cierto tipo de trabajos es más fácil para ellos. Porque evidentemente no todo el mundo puede vivir en los dos, o simplemente no quiere.

Por otro lado (y parafraseando a David Stark) es evidente que se van a generar disonancias en esa convivencia y que ambos universos van a disponer de valores completamente diferentes, así que gestionar esa convivencia desde el solapamiento va a ser la mayor oportunidad de la humanidad para generar un nuevo modelo social del que pueden salir una gran cantidad de riquezas de todo tipo. Tenemos la obligación moral de velar por esa convivencia y no lanzar mensajes que desestabilicen un modelo donde uno de los dos universos tienda a morir.

Si no conseguimos esta convivencia lo de la brecha digital de hace unos años va a ser un juego de niños comparado con la que se avecina, porque las tensiones sociales van a estar en todos los ámbitos y no van a ser de arriba abajo, es decir, de pudientes a no pudientes como estamos acostumbrados, sino de tipo guerra civil, unos contra otros por el mero hecho de ser diferente. Eliminemos a los demás, a los que están de más; eso es lo que hay que evitar.

Leave a comment

Filed under Citilab, Co-working, Cornellà, Coworking, Disonancias, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

In disonance we innovate

Hoping to obtain really innovative results? More often than not it is necessary to take a step back and consider a look from the outside. Disonancias has been working with companies and artists for over four years in order to find different ways of doing things.


200907132227.jpg

Art offers up to us a distinct way of looking at things, an interpretation of the world which at times surprises us, provokes us and disquiets us. An indefatigable motor for open innovation which the platform Disonancias set up four years ago in the Basque Country, working in partnership with artists, companies and organizations of all types.

Last Thursday morning they let loose at Citilab all of their creative arsenal, drawing diagrams on tablecloths, rearranging maps of concepts written of pieces of paper and setting up ultra-quick storm-meetings.

Here at Citilab it proved impossible to avoid catching the bug of so much innovative activity and some of the resources they use caught on, as José Gálaso writes (in Spanish) on his blog “Stories of the Officeless”.

Creative Management

Currently Disonancias is working on eight research projects at their Basque base Euskadi, developed between October 2008 and July 2009. In total, a nine month effort to develop a prototype, proceedure or idea based around the initial concept defined by the participating organizations and the proposals presented by the artists.

Here in Catalonia the experience is turning out to be enormously productive, centering on projects with the aerospace engineering company GTD, the R+D Dept. at Telefónica , Eidola and TV3.

Perplexity as a motor of change

The success of this methodology lies to a large extent in the harmony and complicity of the participants, but also to the sum of so many diverse approaches, with very disparate cultures focussed towards the same point.

The “look from the outside” is here brought by artists, balancing the weight of ideas based on the culture of the organization, going further than the traditional environments.

In Disonancias there are examples for all tastes, from the bringing into the process of the children of the employees as “agents of innovation” in a technological company to working with a firm dedicated to building big shelters, who ended up developing dwellings which could be constructed quickly by the people who would live in them.

No doubt that in order to obtain different results you have to start off by thinking differently – thinking in terms of disonance seems like a good way.

To mark the European Year of Creativity and Innovation (2009), the European Commission in a recent report has selected the platform Disonancias as an example of good european practice for their actions and initiatives in driving through open innovation and involvement among artists and companies.

The choice of Disonancias by the European Commission was made following a lengthy process of selection of different initiatives of good european practice in creativity and innovation in the EU as a whole.

[blip.tv ?posts_id=2375715&dest=-1]

Leave a comment

Filed under Citilab, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

Historias de un sin Oficina

Una forma de disonar

Por J.A. Galaso Cerezo

Cristina NuñezSí es cierto, cada día estoy más pesado con este tema, pero la verdad es que hacía mucho tiempo que no me encontraba tan motivado con algo, supongo que porque he descubierto el cemento que está consolidando muchas ideas que hasta el momento estaban sueltas y que ahora se van asentando con calma.

Hace tiempo atraveso por el CitiLab una persona que nos hizo vernos a nosotros mismos de una manera diferente y no solo a nosotros mismos sino en nuestra relación con el entorno y la forma de expresarlo.

Hablo de Cristina Nuñez y su taller de autorretrato, más que recomendable, si y solo si lo sigues con la mente abierta y entendiendolo como un trabajo artístico sin implicar en él temas paranormales, extraños o de psicología de andar por casa. Hay que verlo como lo que es, como la forma de expresar cosas íntimas con un metodo, y es en ese proceso creativo donde se revela lo que nunca te esperas y lo que hace que pienses en el reto de una manera diferente.

Su método, que parte de una experiencia vital tremendamente contundente, se basa en bucear en lo más interno de ti en aquellas sensaciones que tienes tan tuyas que solo salen con una llamada brutal. Ella te obliga a ponerte delante de una cámara y llamarlas, ha hacer como ella dice “un viaje a la caverna” que muchas veces recuerda más bien las cavernas que en muchas culturas llevaban a los lugares donde reinaban la muerte y los más temidos demonios.

De ahí, sacas todo lo que sientes, que es fruto de todo lo que has vivido y de todo lo que te ha marcado, de todo lo que has aprendido y de todo lo que te influye, pero eso si, normalmente ni te has enterado porque era tan fuerte que lo has puesto en tu caverna para no enfrentarte a ello. El disparador salta cuando tu quieres y el resultado queda plasmado en una foto.

Luego cominezas a ver con ella la foto y a construir lo que ella llama la obra, y ahi empiezan a jugar ya no solo todas esas cosas que tu no sabias que existian, sino también aquellas cosas que pasan sin más, pero que el azahar hace que formen parte de la realidad y que influyan en tu actuación de una manera importante. La obra se crea así, con todo, con lo que tu pones y con lo que te llega sin más.

Y al final la obra sale, y en ese momento te entiendes a ti mismo, entiendes por qué las cosas las haces de una manera y por qué las cosas tu haces que ocurran de esa forma y a partir de hay las preguntas tienen otro enunciado y las respuestas otra forma de llegar. Es una forma de disonar, de hacer que las cosas que crean la obra de repente se revelen y puedas implicarlas en tu vida de una manera consciente para que aparezcan nuevas formas de vivir

Gracias Cristina por enseñarme donde vivía Prometeo

Leave a comment

Filed under Autorretrato, Citilab, Co-working, Cornellà, Coworking, Disonancias, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA

Historias de un sin Oficina

Creando Disonancias

Por J.A. Galaso Cerezo

Donde todo el mundo te vea

Donde todo el mundo te vea

Ayer Silvia y yo teníamos que pensar un poco como hacer el “acompañamiento” de la gente que quiere estar en el CitiLab y como buenas hormiguitas, cumplimos con nuestra tareas de reunirnos en el momento acordado, y hacer lo que queríamos hacer.

Lo diferente, que espero que empiece a ser lo normal, es que lo hicimos al modo disonante: abierto, de cara al público y de manera que todo el mundo sepa lo que hacemos y que pueda participar.

Como siempre digo, trabajar en el CitiLab es un lujo porque nos da la oportunidad de tener la infraestructura necesaria para poner todas estas cosas en marcha. Por suerte la planta donde la gente tiene las oficinas (recordad que yo no tengo) esta llena de paredes de cristal en las que se puede escribir con rotulador.

Así que nos pusimos en medio de la sala, tomamos una de las paredes como pizarra y rotulador en mano nos pusimos a pintar cuantas ideas nos venían a la cabeza, de manera que cualquiera que pasara por allí pudiera ver lo que hacíamos y si quería pudiera participar. Repito, esto se hace en un espacio abierto donde circula todo el mundo, no es una oficina.

Nubecitas, cajitas, flechitas, todo vale

Nubecitas, cajitas, flechitas, todo vale

Ella y yo llegamos a nuestras conclusiones y aunque el día no era propicio par ala participación, porque la gente estaba en otras historias y no hubo flujo de personas en la zona, sique ha habido comentarios a posteriori y preguntas. Segundo efecto del ejercicio, aunque no haya trabajo en equipo hay comunicación y puede ser aprovechada para crear elementos e incluso para autoevaluar lo que hemos hecho y que nos ayude a pensar.

En fin, creo que es un artefacto indispensable para todo sin oficina, una superficie donde escribir y borrar y que esté a la vista de todo el mundo. Cuantas más disonancias crees más posibilidades de encontrar nuevas soluciones a los problemas de siempre.

Leave a comment

Filed under Citilab, Co-working, Cornellà, Coworking, Disonancias, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA