Tag Archives: Ramon Sangüesa

A la calle: Festival Breakout en Cornellá

Empieza la Historia

Tiananmen. Aquí si que montas una oficina sin paredes

Tiananmen. Aquí si que montas una oficina sin paredes

Muchas son las preguntas que pueden surgir al respecto de qué es esto y me imagino que todas las respuestas estarán alrededor de la misma contestación: Una panda de locos que les ha dado por montar un espectáculo en la calle. Algo de eso hay pero es de más calado.

¿Que estamos locos? Muy probablemente. Tan locos como cuando Colon se aventuró en sus andanzas o Julio Verne visionó el futuro. ¿Qué somos una panda? Pues si, somos una panda de cuidado y de armas tomar. Los del CitiLab (no todos, básicamente Ramón Sangüesa, Enric Senabre, Chris Pinchen y José A. Galaso y detrás de ellos mucha gente que ireis conociendo), conectados con gente de New York que está haciendo lo mismo. ¿Qué va a ser un espectáculo en la calle? Pues sí, como lo es el Festival de Estiu del Mercat de les Flors, las procesiones de Semana Santa de Sevilla o los Carnavales de Cádiz. Creo que con lo que acabo de decir hay bastantes pistas para pensar que lo que se va a ver es solo la punta del Iceberg.

Como veréis los que andamos metidos en esto tenemos un historial interesante de actividades relacionadas con nuevos modelos organizativos y de innovación desde varias perspectivas.

Pues de eso se trata, es decir, la parte más visible es una pequeña parte del conjunto del proyecto, que va desde el estudio de mobiliario urbano en función de necesidades de negocio, hasta las aplicaciones tecnológicas necesarias, pasando por los modelos de relación entre personas. Todo ello con un único objetivo: convertir la calle en el centro de la actividad de las personas. Qué la gente se de cuenta que las calles son de ellos y son espacios útiles.

Todo ello implica un cambio de concepción en muchas cosas, desde como se entienden los negocios, su formato y su actividad, hasta como se ha de pensar el espacio y la forma que las personas deben apropiarse del mismo.

La experiencia va a tomar ideas que ya han funcionado en otros lugares y las va a aplicar en un entorno físico que es Cornella y a partir de ahí vamos a evaluar dos cosas. En primer lugar la factibilidad de usar estos espacios como lugares de actividad ciudadana más allá del paseo y el desplazamiento y la capacidad de las personas para realizar actividades económicas de todo tipo en estos espacios.

Todo ello ha de llevar a descubrir cuales son estos nuevos modelos sociales, económicos, arquitectónicos y tecnológicos que están latentes en estas generaciones y que hay que empezar a mimar como semilla que comienza a hacer brotar el tallo.

Poco a poco os vamos a informar de todo esto, como se va a desarrollar y dónde pero el objetivo de este post creo que ya está cumplido. El día que nos veais en la calle no penséis que estamos haciendo el payaso (bueno algo si), es algo bastante serio y de un calado social y empresarial importante a medio y largo plazo.

Advertisements

Leave a comment

Filed under Breakout, Citilab-Cornellà

El ritmo de las vacas y el de Edison

CONECTANDO QUE ES GERUNDIO

El Blog de Ramon Sangüesa

Estaba yo releyendo el encantador librito de Gordon MacKenzie “Orbiting the Giant Hairball” e iba recordando algunas de sus inspiradoras historias para sobrevivir a la estupidización individual y colectiva propia de las empresas que se organizan mal, cuando me volví a encontrar con las vacas.

Orbiting

¿Vacas?

Vacas. Sí, ya se sabe “una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Bovidae“. O sea esto:

Cows_69

Excurso explicativo: parábola de la vaca y la creatividad

MacKenzie se descuelga con una analogía entre la aparente improductividad de las vacas pastando en el campo y el tiempo necesario para el proceso creativo. Aunque también se podría aplicar esto mismo al proceso de innovación, véase el tiempo lento de Gore Tex.

Pero no nos vayamos por los cerros Gore de Tex y volvamos a las vacas de McKenzie.

Según McKenzie, todo el tiempo que las vacas se pasan pastando es algo que se ignora totalmente cuando el ejecutivo de turno quiere medir su productividad como productoras de leche. Nuestro flamante experto sólo considerará el tiempo en que la vaca produce leche. Lo mismo haría con los innovadores y creativos en la empresa. Sólo les mediría en el tiempo en que consiguieran hacer realidad su innovación, cuando ésta ya es visible y se expresa como tal (producto, servicio o lo que sea). En realidad el acto creativo se desarrolla durante mucho tiempo “bajo el radar” pero sólo muestra evidencias claras de su existencia en un breve espacio de tiempo, al final de un largo período. Para dejarlo más claro, foto de la página correspondiente en el librito de marras:

Creativityproductivityline


Pocas organizaciones valoran lo que sucede en ese tiempo anterior al resultado final. Ese tiempo donde lo que se “cuece” acumula resultados parciales en forma de aprendizaje. Las que no lo tienen en cuenta, que son casi todas, tratan de conseguir que todo quisque, creativos, innovadores y el resto, estén en la máxima productividad todo el tiempo. Ni un segundo para “pastar”, todo producir.

¿Se pierde algo por el camino? Pues puede que sí

En palabras del propio McKenzie:

“And while Thomas Edison said…

Genius is 10 per cent inspiration and 90 percent perspiration

too many enterprises seem self-destructively locked into a debilitating reality of 100 percent perspiration and zero percent inspiration”.

Edison-in-lab

A lo que podemos añadir la variante “100 percent perspiration, zero percent learning” (100 por 100 transpiración y cero por ciento de aprendizaje). Poner a todo el mundo como vaca conectada a la maquinita todo el tiempo, es garantía de que vamos a perdernos algo.

Y una parte del problema es que nos empeñamos en medir el resultado y no el proceso.

Si durante el tiempo de “pastar” hemos ido aprendiendo algo, especialmente algo que nos sirva en el futuro, deberíamos tenerlo en cuenta en la valoración final del proceso.

Eso, claro está, pondría de los nervios a los directivos que sólo miden los indicadores habituales. Si les pedimos que tengan en cuenta el aprendizaje entonces nos salen con que lo que cuentan son los resultados. Valoran por lo que “se ve” de puertas afuera. Lo que cuenta es que se produzca algo visible. Así acaban enviando el mensaje de que el tiempo que se gasta en reflexionar y aprender … no vale nada. No vale nada para ellos, claro. Cuanto más horas le echa la gente más creen que produce. Pervierten aquello de “Si no es medible, no existe”, para medir con parámetros que no les produzcan dolor de cabeza (número de patentes, números de productos, raíz cuadrada del número de productos con éxito partido por el número de ideas generadas por cada división, lo que se les ocurra). Y que lo puedan poner en Excel, sobre todo:

Php-bar-graph-3d-multi

Claro, esto lleva a incentivar funcionamientos… poco funcionales.

Variante organizativa disfuncional: el caso de la empresa efervescente y entusiasta.

Tradicionalmente los “malos de la película” en esta historia son los gestores de la organización. Pero pongámonos ahora en el extremo casi contrario, una organización entusiasta y tan innovadora que no hace más que crear y crear y crear, innovar, innovar e innovar. Me parece que si, además, no se da a sí misma la oportunidad de aprender, estará perdiendo capacidad para inspirarse en el futuro y su gente acabará tan quemada como en una organización controladora. Por no decir nada de qué pueda pasar si tenemos una combinación de equipo entusiasta y creativo con dirección productivista y controladora. La cosa puede resultar … interesante por decir poco.

Démosle otra vuelta de tuerca. Supongamos que apostamos por tener en cuenta el aprendizaje. Entonces el problema se traslada a asegurar las prácticas que lleven a captar el aprendizaje que se produzca y, si alguien sabe cómo hacerlo, hasta a medirlo.

¿Cómo se aprende en el proceso de innovar? ¿Es cierto que sólo se aprende separando el reflexionar del hacer? La visión clásico-industrial nos diría que sí, que eso es imprescindible. Richard Sennett nos diría que no, que se aprende mientras se hace. Donald Schön, que estudió la práctica y el pensamiento de diseño, nos hablaría del “practicante reflexivo” (un clásico y discutido libro) y quizá estaría de acuerdo en algunas cosas con Sennett.

El equilibrio tiene ritmo

En cualquier caso, dándose tiempo aparte o no, me parece interesante tener en cuenta la observación de Sennett respecto al hecho de que el aprendizaje en, desde, sobre y dentro de la práctica tiene éxito si se consigue un cierto ritmo en el hacer pensando o en el pensar haciendo.

La pregunta que me hago es cómo extender a un grupo humano esa noción de ritmo que Sennett había imaginado para el artesano individual.

Me da la impresión que eso es clave para no quemar a los creativos, para aprender solos y acompañados y para convencer a los que deben ser, ellos también, creativos en lo que miden y en qué momento lo miden.

Y de paso me pregunto cuál es el ritmo óptimo de Citilab para que aprendarmos de la efervescencia en que estamos viviendo. Y qué debemos hacer para conseguirlo.

1 Comment

Filed under Citilab

Pirene Lab, aprendiendo a andar.


200906161432.jpg

Pirene Lab – Living Lab rural – Alta Montaña

Poco antes de subir a Espot para realizar el evento Estage Pirene Lab, en el CitiLab, se hizo referencia al proyecto Pirene Lab como el hermanito pequeño del Citi Lab. Me quedé bastante sorprendido, sin embargo ahora que estoy empezando a digerir el Estage, veo con plenitud la metáfora.

El proyecto llegó a Espot, concretamente al Hotel Saurat, gateando como un niño de pocos meses, y aprendió a andar cojidito de la mano de sus hermanos mayores: el Citi Lab, Abla y Guifi.net. Esta metáfora es muy interesante porque habla de humanidad.

A veces me preguntan por el Citi Lab, por las razones de su éxito, y mi respuesta es: las personas. Se me quedan mirando extrañados, ah! pero no es la tecnología? o este gran espacio dedicado a la Innovación? no, no es nada de eso, son las personas y su vocación P2P: Persona a Persona. Eso es lo que hace que el conocimiento de las personas entre en ese espacio y se encuentre cómodo y con capacidad para fluir. Si, el Citi Lab, ese sitio donde las paredes salen por la ventana, es absolutamente humano, desde Viçenc Badenes hasta los guardias jurados. Es el Re-Renacimiento.

Es en este entorno/universo/ecosistema donde nace Pirene Lab. Ramón Sangüesa se saco de la manga, y con la improvisación propia de gente como Keith Jarrett, un ‘equipo’. Menciono al músico porque el Arte es el sistema más innovador que ha existido jamás en la historia y porque hacen falta muchas tablas y acumular mucho conocimiento para poder improvisar. Harían bien los directivos de Telefónica, Endesa o empresas más modestas en ir a algunos conciertos, de forma colectiva y con visión de empresa, se sorprenderían ellos mismos de las ideas que salen de esa conjunción.

Desde aquí os invito a un experimento: Quedar antes y después del concierto de Keith Jarrett el 21 de Julio en algunas de las mesas del Auditori para hablar de: Improvisación y Jazz, ¿Modelo creativo o lenguaje de innovación?.

El Estage era el acto inicial y primero de la puesta en marcha del proyecto Pirene Lab y se creó para ello una plataforma con algo de comunicación y mucho de Base de Conocimiento: Blog+Foros. El Blog en sus posts ha ido dando pistas de cual sería el entorno y situación en la que se encuentra el proyecto y los foros han ido acumulando ideas y proyectos y se han ido relacionando a través de etiquetas.

Aún falta un poco de trabajo y unos 30-40 días para que este formato escogido de sus frutos y alcance una masa crítica, pero ya empiezan a verse indicadores muy positivos.

La plataforma es realmente un prototipo en producción, una particular visión de la ‘beta continua’, habilitaremos el foro para convertirse en repositorio documental y añadiremos la galería de fotos, inevitable y necesaria, al Blog.

En los foros ya pueden verse productos que se están definiendo o acciones de infraestructura y más propuestas. Desde muy simples: El Estage para empresas hasta más sofisticados como guifi.net o las locuciones informativas basadas en GPS y GSM que de paso vencen barreras de accesibilidad con las personas con un grado bajo de visión.

Es de destacar la diversidad de los participantes en el proyecto, una de mis preocupaciones era no conseguir un entorno multidisciplinar. Sociólogos y antropólogos, no solo técnicos, dieron su punto de vista y sus conocimientos se entrelazaron con las gentes, las empresas y la administración local.

Muchas gracias a TOD@S, a todos los que os habéis molestado en conversar conmigo y con Pirene Lab, aportando y compartiendo tantas cosas. Porque en la Free Innovation todas las conversaciones son positivas. El ¿quien es el más importante? debe sustituirse (Replace All) por todos somos importantes.

Y ahora tendréis que disculparme tengo que hacer un viaje de 400 años en el sentido contrario de las agujas del reloj… con mi particular máquina del tiempo: unos huevos fritos con miel. En esos tiempos en los que sorprendentemente no había llegado la romanización al Pirineo y los toponímicos tenían nombres acabados en -berri o -erri. Antropología de la Innovación.

Leave a comment

Filed under Citilab, Co-working, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA, LivingLabs, PireneLab

¿Qué es Citilab? Una aproximación desde la gente

CONECTANDO QUE ES GERUNDIO

El Blog de Ramon Sangüesa

Como os dije en mi último post (“¿Qué es el Citilab, una aproximación à la Manovich?”), qué sea Citilab puede verse desde muchos puntos de vista.

La coartada Manovich puede que sirva a los que les preocupe el andamiaje y la justificación intelectuales de todo el proyecto. O para que otros sepan por dónde queremos movernos a grandes rasgos.

Pero donde Citilab quiere incidir es hacer todo esto con los ciudadanos de a pie.

¿Y en qué andan los ciudadanos de a pie? No lo sabemos. Así que hay que trabajar en ello. Por eso tenemos a unos cuantos antropólogos y sociólogos de profesión machacando a preguntas a todo el que pillan a tiro. Bromas aparte, tenemos un acuerdo con el Departamento de Sociología de la Universidad de Columbia (fruto de mis estancias previas allí, de algo sirve moverse) y hemos puesto en marcha otro más con sociólogos de la Universidad de Barcelona.

Es un lujo tener a David Stark, Monique Girard, y a su doctoranda Pilar Opazo (los “columbianos” como se les conoce por aquí) estudiándonos. También lo es tener a Jordi Colobrans y a su doctoranda Mireia Yter (los “barceloneses”), etnografiando a todo bicho viviente de y en torno al Citilab.

Como Citilab es un sitio raro, resulta que también tenemos “etnógrafos naturales” que van por la vía directa. Y acaban colaborando con los profesionales.

Así, MariJo, nuestra conectora-motora se lanzó cámara en ristre a preguntarle dos cosillas a la gente “Qué es Citilab? Qué piensas de Citilab?” salió un vídeo de lo más jugoso que cuando este medianamente editado creo que se va a colgar de forma abierta. Depende de MariJo.

Por otra parte, J.A. Galaso, nuestro supuesto “director de proyectos” en plena fase de transformación personal y profesional se lanzó con un experimento sobre otro experimento. En efecto, J.A., harto de que también en Citilab lo confinaran a un despacho, se convirtió en “Sin Oficina” y se instaló en una mesa de la primera planta, la zona abierta al público. Allí puso en marcha el segundo experimento: preguntar a la gente “Qué es el Citilab?” y “Qué haces en el Citilab?”. Esto es, hizo de antropólogo pero no de los que se encierran en su gabiente sino que va al meollo, a la gente. Está conviviendo día a día con los ciudadanos que usan Citilab.

IMG_0358

Los resultados están en la pared de Citilab (digo yo que también podrían estar en el muro de nuestro Facebook). Y dan una foto superinteresante. J.A. lo cuenta mejor en su propio blog “Historias de un Sin Oficina”. Forró toda una pared con las cartulinas que rellenaron las personas que participaron en su segundo experimento y luego los trabajó. Incluído, cómo no, el “abuelo del citilab” (91 añitos).

IMG_0357

Mientras no cruzamos estos resultados con el trabajo en grupo sobre el video y más inputs de los profesionales, ahí van algunas observaciones de J.A.:

  • A pesar que hay gente que ve el CitiLab como un artefacto social y tecnológico la mayoria lo ve como en centro para uso de informática
  • La gente se implica por medio de la formación y la conexión a internet o uso de ordenadores
  • Tienen claro que una réplica del CitiLab es complicado y en el fondo ven que el factor humano y de conexión ciudadana es algo que existe y que no se puede transporta

Lo cual le está dando pie a desarrollar una primera “aproximación artesana” al diseño de artefactos sociales que es muy interesante de seguir. Aquí tal y como Jose lo ha presentado en Pirinelab (con la pregunta final de “Cómo te lo llevarías a la montaña?“.

Estamos, pues, al principio de los principios puesto que nuestro tozudo objetivo es ayudar a los ciudadanos de a pie a convertirse en creadores e innovadores desde la tecnología. Y estamos trabajando sobre nuestra forma de trabajar para conseguirlo. Lo que incluye sistematizar un método de trabajo desde y con los usuarios.

Creo que si Citilab quiere completementar el modelo de Living Labs es importante desarrollar una aproximación propia y probada por la práctica de codiseñar sus actividades con los propios ciudadanos. O nos vamos a quedar en el típico telecentro de cursos y más cursos.

No se trata de “socializar el conocimiento” o “cualquier conocimiento” sino socializar la capacidad de diseño en innovación que viene desde el hacer.

El próximo martes nos visitarán Elizabeth Pastor y Garry Van Patter, fundadores de Humantific y del NextD Institute. A ver si se animan a hacer una minisesión de “Visual sensemaking” con los moradores de la planta cero. Eso sí, seguro que se animan a colaborar en el movidón de diseño que preparamos para el otoño!.

Leave a comment

Filed under Citilab, HISTORIAS DE UN SIN OFICINA, LivingLabs, PireneLab, Work